BLOG



Edición y publicación / Edición / El agente literario

A la hora de publicar un libro, recurrir a la figura del agente literario, también conocido como agente editorial, puede sernos de gran utilidad. En la actual industria editorial, basada en un modelo de oferta saturada, un agente literario siempre va a proporcionarnos un plus de visibilidad ante el editor.

El agente literario (o agente editorial) es un profesional del mundo de la edición, con buenos contactos en este sector y con un amplio conocimiento del funcionamiento, las líneas de publicación y las colecciones de las distintas empresas editoras. Actúa como representante del escritor y como intermediario entre éste y la editorial.

Funciones del agente literario

En concreto, se encarga de determinar las editoriales donde mejor puede encajar la obra del escritor y de hacerles llegar, personalmente, la propuesta de publicación de dicha obra. Luego, si al final se firma un contrato de edición, asiste a él para revisar las condiciones contractuales y velar por los intereses del autor, y una vez se comercializa la obra, sistematiza y controla toda la información de las ventas, las liquidaciones de derechos y los pagos. Finalmente, el agente literario se encarga de promocionar la obra tanto en el mercado estatal como en el internacional, asistiendo a ferias y jornadas literarias y recomendándola allí donde sea pertinente con la finalidad de conseguir el mayor número de lectores posible y en tantos idiomas como sea posible. Además, puede conseguir que los autores que representa tengan la oportunidad de escribir artículos para diferentes medios de comunicación o que se les invite a participar en determinados eventos.

Dadas esas características, los editores prefieren que una obra les llegue a través de un agente literario a que lo haga directamente a través del autor, porque saben que si el agente les propone la publicación de un manuscrito es porque lo ha evaluado previamente y se ha asegurado tanto de que cumple las exigencias de calidad y comercialidad necesarias como de que se adecúa a su catálogo y su política editorial. Y esto, está claro, les quita a ellos los editores mucho trabajo de encima. Tanto es así que, de hecho, algunas de las editoriales más importantes sólo aceptan las propuestas llegadas de la mano de un agente.

Por tanto, es altamente recomendable que un escritor disponga de agente literario.

 

Remuneración del agente literario

Por lo general, el agente literario / editorial cobra por comisión: se lleva un porcentaje de los ingresos que el autor obtiene por cada ejemplar que vende. Ese porcentaje suele oscilar entre el 15 y el 20%.

El agente no le cobra nada directamente al autor para representarlo: se limita a hacer una inversión y la recupera después —una vez ha colocado la obra mediante las comisiones que se hayan pactado (es muy importante tener esto presente, porque existen algunos timos de personas que, diciendo ser agentes, solicitan dinero al autor para empezar a leer su manuscrito).  Como digo, esa comisión la asume el escritor no la editorial, y se deduce de los pagos que éste recibe de la editorial. Sin embargo, merece la pena el sacrificio. A cambio de entregar una parte proporcional de sus beneficios, el escritor ve aumentadas sus ventas gracias a la intervención del agente, su conocimiento del sector y su capacidad para manejar y aprovechar los medios promocionales de que dispone.

Si quieres saber cómo es un contrato de representación de agente literario, pulsa aquí.

Si quieres saber cómo conseguir que un agente literario te represente, pulsa aquí.

comentarios: